Rodrigo Rex (Santiago, 1983)

Rodrigo Rex Bravo, estudiante de 5to anho de sociología de la Universidad Central, escribe poesia desde los 15 siempre como aficionado, ha participado en algunos recitales de poesía como Bar Per verso. Es parte la antología de poesía y narrativa de la editorial Mago Editores ‘’ Forestal 22’’ Actualmente reside en Nuñoa.




Prostituta


Hola ¿tienes un cigarro?
Lo siento pero no fumo, si quieres puedes ayudarme a esperar,
¿A esperar que ?
A que aparezca alguien y se atreva a mirarme a los ojos.


La Brevedad

Nunca más breve que el silencio,
Dimos una vuelta,
Caímos de la cama,
Y dormimos eternamente,
Solo por esta vez…


Poema 20 Sin Cortes

Puedo escribir los versos más freaks esta noche,
Escribir por ejemplo,
El cielo esta nublado,
Tengo una cerveza,
Y nadie con quien compartirla…

El viento de la noche,
Huele a pobreza
Huele a exclusión
Huele a sexo y a perdición…

En las noches como esta,
Me la imagine,
La bese,
Me engaño,
La engañe…

Ella me quiso,
O al menos eso pretendía,
Yo la quise,
Pero me cago varias veces…

Eso es todo, a lo lejos alguien canta,
Puede ser la voz de Billie Holiday,
Acordándose de su cruda infancia,
O Edith Piaf, engatusando al pobre de Adolf, que en el fondo,
Parece que tuvo algún remordimiento,
O es que solo no podía dormir…

Ya no la quiero,
O si la quiero?
Como saberlo,
Soy un simple ser humano…

De otro será, de otro, como antes de mis besos,
Caricias,
Abrazos,
Silencios incómodos,
Pretextos,
Pos-textos,
Pos-sexo,
Pre-sexo…

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
Bebiendo su sabor,
A juventud y a locura,
A locura, y a carne,
Fresca y tibia…



Aunque sea el ultimo dolor que me causa,
Sin duda no será el ultimo,
De eso,
Puedo estar seguro

2 comentarios:

Ausente dijo...

muy bueno.....enserio ....me gusto muxo...saludos...bless

jorge wilson dijo...

mmm, no me parece. Que falta de respeto, que atropello a la moral, cualquiera es escritor, poeta y arreglador, infame y copión.

Pablo es Pablo y único.

Johannes

Publicar un comentario en la entrada